viernes, 31 de octubre de 2014

En el pueblo maldito


¡Hola! Hoy te traigo una historia, más bien el comienzo de una nueva historia que he comenzado para ti, trata sobre seis jovenes que inician un viaje a un lugar alejado, los seis se dirijen a Cemases, un pueblo maldito. Hoy es noche de brujas, pero, en nuestra cultura la noche previa al día de los difuntos. Espero que te guste. 



Aquí lo tienes: En el pueblo maldito    

Continuará...

jueves, 30 de octubre de 2014

La plapla

Érase una vez...


Felipito Tacatún estaba...






¿Habéis leído este cuento de Maria Elena Walsh? Si no lo habéis hecho es el momento de hacerlo.
Estoy trabajando en este cuento. Este fue uno de los primeros cuentos que me llevaron a viajar a otro mundo, el mundo de la fantasía. ¿Cómo sería una plapla? Pues mi plapla era delgada y no rechoncha, tenía zapatos negros y bailaba. ¿La habéis imaginado? ¿Cómo la imaginastéis?

Os comparto el cuento, y proximamente en cuentacuentos...


La plapla 


Marielena Walsh


Felipito Tacatún estaba haciendo los deberes. Inclinado sobre el cuaderno y sacando un poquito la lengua, escribía enruladas “emes”, orejudas “eles” y elegantísimas “zetas”.
De pronto vio algo muy raro sobre el papel.
–¿Qué es esto?, se preguntó Felipito, que era un poco miope, y se puso un par de anteojos.
Una de las letras que había escrito se despatarraba toda y se ponía a caminar muy oronda por el cuaderno.
Felipito no lo podía creer, y sin embargo era cierto: la letra, como una araña de tinta, patinaba muy contenta por la página.
Felipito se puso otro par de anteojos para mirarla mejor.
Cuando la hubo mirado bien, cerró el cuaderno asustado y oyó una vocecita que decía:
–¡Ay!
Volvió a abrir el cuaderno valientemente y se puso otro par de anteojos y ya van tres.
Pegando la nariz al papel preguntó:
–¿Quién es usted señorita?
Y la letra caminadora contestó:
–Soy una Plapla.
–¿Una Plapla?, preguntó Felipito asustadísimo, ¿qué es eso?
–¿No acabo de decirte? Una Plapla soy yo.
–Pero la maestra nunca me dijo que existiera una letra llamada Plapla, y mucho menos que caminara por el cuaderno.
–Ahora ya lo sabes. Has escrito una Plapla.
–¿Y qué hago con la Plapla?
–Mirarla.
–Sí, la estoy mirando pero... ¿y después?
–Después, nada.
Y la Plapla siguió patinando sobre el cuaderno mientras cantaba un vals con su voz chiquita y de tinta.
Al día siguiente, Felipito corrió a mostrarle el cuaderno a la maestra, gritando entusiasmado:
–¡Señorita, mire la Plapla, mire la Plapla!


La maestra creyó que Felipito se había vuelto loco.
Pero no.
Abrió el cuaderno, y allí estaba la Plapla bailando y patinando por la página y jugando a la rayuela con los renglones.
Como podrán imaginarse, la Plapla causó mucho revuelo en el colegio.
Ese día nadie estudió.
Todo el mundo, por riguroso turno, desde el portero hasta los nenes de primer grado, se dedicaron a contemplar a la Plapla.
Tan grande fue el bochinche y la falta de estudio, que desde ese día la Plapla no figura en el Abecedario.
Cada vez que un chico, por casualidad, igual que Felipito, escribe una Plapla cantante y patinadora la maestra la guarda en una cajita y cuida muy bien de que nadie se entere.
Qué le vamos a hacer, así es la vida.
Las letras no han sido hechas para bailar, sino para quedarse quietas una al lado de la otra, ¿no?

domingo, 26 de octubre de 2014

Las zapatillas bipolares



Zapatos bipolares: Ahora soy zapatilla de mujer. Ahora soy deportiva.







Hay personas que no se definen, o eso dicen, pues imaginaros que pase lo mismo, pero con unos zapatos. ¿Os lo imagináis?, ¿cómo serían? Quizá serían zapatos atrevidos, podrían ser interesantes, incluso a llegar a ser bonitos, como el caso de los botines con tacón, ¿no?

El caso es que puedes encontrar ahora unos zapatos que no se definen, no saben si ser tacones de mujer o deportivos. ¡Vamos, decide!, o zapatillas o deportivas. ¡No pueden ser las dos cosas a la vez!, ¿o sí?, ¿vosotros que opinais? 



A mi desde luego me parecen muy poco practicos. Las deportivas nos ayudan a hacer deporte, a ir comodas, podemos correr y hacer muchas cosas con ellas, pero, ¿unas zapatillas de tacón?, pues con ellas te ves elegante, pero todas sabemos que no son nada, pero ¡nada! comodas... entonces, ¿qué hace una zapatilla-deportiva en el armario de una mujer?










Hay de muchos colores por lo visto, incluso también diseños. No me imagino a una mamá corriendo detrás de sus hijos con esto ni tampoco a nadie haciendo footing, entonces, ¿por qué existen?
Lo que está claro es que han sabido convertir algo comodo en algo muy incomodo y mezclarlo con algo formal y elegante creando todo lo contrario: las zapatillas bipolares. 



¿Os los pondriáis? yo no...

sábado, 25 de octubre de 2014

Madrid, te comería a versos


Por todas partes se habla de los misteriosos versos que han aparecido
en Madrid. ¿A vosotros que os parecen? a mi me encanta la idea, cosas
así son inspiradoras.



La sombra del espejo



De pie frente a la ventana observo la tarde que se tiñe de  rojo y pienso en lo que ocurrió la tarde anterior. Yo estaba allí, escondida, nadie me vio.

−Probablemente no te des cuenta de lo que estás haciendo –dijo Roberto a Jana que se sentó con las piernas cruzadas en la cama de su habitación.
−¿Qué no me doy cuenta de lo que estoy haciendo?, ¿a qué te refieres? –preguntó Jana levantando la voz.
Roberto estaba de pie junto a la puerta y la miraba con enfado.
−Sabes a lo que me refiero –dijo enfadado.
−Puedes irte, no sé de lo que hablas y tampoco me importa.
−¿crees que nuestro padre estaría muy orgulloso de ti?
−No lo sé ni me importa.
−Me das asco Jana, ¿oíste?, ASCO.

Roberto salió de la habitación enfadado y dio un portazo. Se sentía envenenado y totalmente perdido. ¿qué podía hacer para salvar a su hermana de tanta depravación. No había hablado con ella, como aquel día todos los otros días se había cerrado en banda y no pudo sacarle nada sobre aquello, pero, estaba casi seguro de que era verdad y le repugnaba imaginarla con todos y cada uno de los hombres de la ciudad.  Jana en cambio se quedó tranquila sobre su cama, preguntándose a que se refería su hermano. ¿Qué era aquello  que le molestaba tanto?
Jana se quedó tumbada en la habitación, sin siquiera verme, sin intuir que yo estaba allí. Me gustaba observarla porque me recordaba a mí cuando tenía su edad. Observé sus manos que eran blancas, pálidas, el cabello rubio y ensortijado le llegaba a la cintura y sus ojos verdes parecían siempre sonreír. Yo no sabía tampoco a lo que se refería Roberto, en un principio, pero luego lo empecé a intuir. Era sin embargo obvio que yo no podía hacer nada. No podía intervenir.

Escuché un ruido en la parte baja de la casa. Y Jana también lo escuchó, pero se entretuvo observando el techo, no sé por qué, y no le dio importancia. Minutos antes a Roberto le temblaban las manos y aquella vena de la frente parecía a punto de estallarle. Quise bajar a verle, pero, no podía dejar a Jana sola, no podía, de hecho, moverme de aquel lugar. Entonces le vi entrar. Llevaba algo en las manos y Jana seguía mirando al techo sin prestar atención a nada. Quise gritar, pero ¿cómo puede gritar una sombra en el espejo?
Entonces vi como Roberto se acercó rápido a ella que dio un pequeño salto y luego rio, como si se tratara de una broma de su hermano, como antes solían bromear. Y luego, su cuerpo dio otro salto, y otro. Luego un grito, hasta que su cuerpo dejó de moverse y la sangre comenzó a brotar también de su boca. No contento Roberto lanzó el cuchillo frente al espejo, fue en ese momento que me liberó sin él saberlo. Roberto caminó rápidamente, asustado, dolorido, y avergonzado también. Yo lo seguí. Había matado a Jana.
−¡He matado a mi hermana! –gritó sintiéndose como Caín.
La reacción de Roberto fue abrir la ventana y gritar.
−¡Ayudad a mi hermana! ¡Ayudad a mi hermana!

Luego abrió la puerta y un rato después, la ventana y yo le vimos precipitarse desde aquel segundo piso, que equivalía a un cuarto, al vacío.




Cuentacuentos: Al rey le falta una oreja.





Mi primer video de cuentacuentos.



Este cuento me gustaba mucho de niña. Es una versión del cuento El rey mocho.



Espero que os guste.

Sigan el enlace y dejen su comentario

¡gracias!

http://youtu.be/o919hZkxgvw


sábado, 18 de octubre de 2014

Wattpad

¡Hola amigos!

Hace tiempo que tengo abandonado este mundo de blogger, espero pronto poder ponerme al día!
Hace no mucho me uní a Wattpad gracias a Eleonor Rosario, una chica que nos propuso hacer una antología, así he conocido a muchas personas, escritores jovenes que me han contagiado de nuevo el entusiasmo por escribir y bueno, me han isnpirado.
Os comparto mi perfil en wattpad, allí podréis leer mis nuevas historias (luego os las compartiré por aquí también).
Hacía mucho que no escribía relatos así, me había ido por otro camino, a pesar de que en mi juventud escribía muchos, pues es algo que me encanta; ya se sabe, la practica se pierde... pues allí ando otra vez, practicando y aprendiendo sin abandonar aquella historia en la que llevo años trabajando.
 En wattpad ya no soy soary, como en otras cuentas, soy: @yanethsoria

Y aquí está el linck:

http://www.wattpad.com/user/yanethsoria

¡Hasta otra!

Yaneth Soria A.