viernes, 12 de julio de 2013

Oscuridad

El precio de la oscuridad es la ausencia de la imagen; imagen ausente, vibraciones puras. En la oscuridad no eres, pero eres tan tú que te hace temer, enloquecer. La oscuridad trae la soledad pura. Nada hay en la obscuridad absoluta; mas te pierdes en el todo, porque él en ella reina. Soledad oscura. Temor y quietud. Soledad inundada de la más profunda tristeza. Oscuridad donde reina la incertidumbre, no existe imagen alguna ni ilusión que te confunda. Vibraciones, sonidos que te arañan poco a poco hasta lo más profundo. Sensaciones que te hieren, que te hieren… que te hieren.