martes, 10 de mayo de 2011

Sin titulo

Siento congoja en el alma, siento… congoja en el alma… Nací maldita, a veces pienso, lloro lágrimas de sangre y los pensamientos más oscuros vienen como el viento veloz y tibio, sin esperarlos… me derramo como la sangre de las heridas más profundas… Oscura noche ¿por qué no me amas?, ¿quién me hizo temible y ronca, tan rasposa y cobarde…? Nací siendo un ángel, pero yo no lo percibo y no lo perseguí, me metí en la caverna y me metamorfosee en un monstruo al que todos temen, un monstruo del que nadie quiere tomar la belleza que hay en su interior. Toma tú la ultima bala de plata y dispara al corazón, allí hallará la muerte, morirá el sangriento y oscuro monstruo que habita en el. Caza mariposas con las manos y las traga sin cesar, ¿por qué no las dejas volar?, ¿por qué asesina las musas?, ¿por qué ultraja los pensamientos?, y dime ¿por qué me teme mi igual? Toma la última bala y dispara al corazón, eso disipará el mal que hay en mi interior. Bésame labios de fuego, róbame el corazón… pero luego, toma la última bala y dispara, así, seguro hallaré la redención…