miércoles, 28 de abril de 2010

A mi abuelo.




Cuando te fuiste comencé a escribirte una carta, tenía muchas cosas que decirte, muchas, tantas que no podía escribirlas todas, me enseñaste muchas cosas, me quisiste mucho y yo te quise mucho. No pude terminar la carta, fue muy doloroso... Tu partida dejó una herida en nuestros corazones y abrió viejas heridas, recordé la partida de mi abuelo materno, fue duro, pedí explicaciones a la vida, pero nadie, nadie pudo dármelas, comprendo muchas cosas y se que eso es algo que debe suceder, que todos tenemos que morir, tu tenias 9 décadas terminadas y una comenzada, quería que tuvieras las 10, pero no pudo ser… Lo que más me duele es que ya no te podré volver a ver, que no podré aprender más de tus vivencias, de tus relatos y que no pude decirte adiós, aunque tú sabes que yo odio las despedidas “papá Quino”. Hoy estoy más tranquila, sigo pensando en ti, pero tu partida me ha dejado más claro que hay que vivir el momento, que el futuro podemos intuirlo pero no saberlo con certeza, hoy tan solo tenemos el hoy. Nunca leerás estas palabras por que tus ojos están cerrados, nunca las escucharas por que tus oídos ahora ya no pueden escuchar, pero tengo la esperanza abuelo de que de alguna manera lo puedas sentir. Detrás de la muerte debe haber algo, eso me lo dice una parte de mi, aunque la otra lo niegue, se que es verdad, desafortunadamente no podemos verlo por que todas las ventanas son oscuras y están cerradas. Ojalá que desde donde quiera que estés puedas ayudar a que tu hijo, mi padre, se cure, no son tonterías aunque en otra época me lo hubieran parecido, la vida es fácil y a veces compleja para los hombres. Yo se que nada se termina para siempre, de una u otra forma estas aquí, pero tu cuerpo mortal ya descansa. Que descanses en paz papá Quino. Te quiero mucho, te quise mucho, ya no quiero llorar aunque una parte de mi desee hacerlo, tan solo te recordaré y recordaré los buenos momentos, te recordaré como mi niño grande, como mi gran abuelo y como a mi otro gran abuelo, con mucho cariño...
Tu nieta, Yaneth.

El amor

El amor, ¡Ay! El amor...







Cuando alguien se enamora no sabe por que sucede, la gente se enamora de la gente sin importar nada; ese sentimiento que da sentido a la vida, que es la vida misma es más fuerte que todo.
Hay mujeres que se enamoran de mujeres y hombres que se enamoran de hombres, hay quién se enamora de personas mayores que ellos y otros con color de piel distinto se enamoran entre ellos, así es el amor, generoso e impredecible, ciego y apasionado.
Afirmaría que quién no entiende esto nunca ha amado de verdad, pero en realidad no es que no haya amado es que reprime sus emociones y no sabe distinguir…
He conocido el amor a lo largo de mi vida y lo conozco tan bien y tan de cerca de todas las maneras posibles, que puedo decir que yo misma soy el amor, por que para mí el amor es la vida misma y lo mueve todo.
Los ojos de la gente reflejan lo que es la gente. Hay quien osa definir a las personas careciendo de los conocimientos necesarios. La vida es tan fácil de vivir que somos tontos pues creemos lo contrario… vivir solo es eso, vivir…
Soy tantas cosas y amo a tanta gente que no puedo comprender como soy tantas cosas y como puedo amar a tanta gente con un solo corazón y un solo cerebro; y cuando lo hago lo hago tan fuerte, tan intensamente que es algo indescriptible y aún más difícil de comprender.
El amor es esa cosa tan difícil de definir, tan difícil de describir, el amor es eso que solo podemos sentir.
Soy una loca enamorada, enamorada de la vida, enamorada de cada ser viviente, soy el amor puro que recorre el mundo con pasos jóvenes aún.
No me hace falta comprender muchas cosas de la vida por que al comprender una tengo suficiente y se que comprendiéndola puedo comprenderlas todas…
Hace falta ser valiente o tonto quizá, para abandonar todo en busca del amor. Quizá fui muy valiente o quizá muy tonta y lo deje todo para perseguir al hombre al que pertenece gran parte de mi amor y no es por presumir pero siempre tuve las ideas claras, sabía todo lo que dejaba, sabía a lo que me exponía, lo sabía todo, aunque ignoraba que tanto cambiaria mi destino aquella decisión, pero puedo decir orgullosa que no me arrepiento y puedo decir a todas aquellas personas que no confiaron en mi amor y el suyo, en nuestro amor y en nuestra relación que ahora pueden ver si estaban equivocadas.

Por mi cuerpo, por mi cabeza rueda la timidez, mis palabras son escasas y mis letras y papeles manchados de tinta son muchos, soy palabras, poesía, soy dibujos, soy amor, pero el ser esto no me hace tan diferente de los otros, a veces tan solo busco callar mis ideas extravagantes. Soy un alma libre que goza de viajar y dejarse llevar por el viento cerrando los ojos.
Soy la loca que coloca las palabras tendidas al sol, la que acaricia el rostro de sus hijos y les habla de historias irreales, soy la que les relata las vivencias de una niña con ojos tristes que creció en México, la que relata las vivencias de sus padres, de sus abuelos, soy la que lleva faldas y pantalones, el ser que asusta a otros mortales iguales que yo y amo ser así, tan loca, tan cuerda, tan fea, tan yo, con ideas de seda, de viento, de hebras de hierba, la que sueña con el aliento de la hiedra. La que fabrica cosas con las manos y son tan extrañas que solo ella las puede comprender.
Soy yo, la loca enamorada, la de las piernas de lápices, la del cabello rebelde, las facciones indias, la piel morena y las sienes llenas de ideas raras. Y hoy me siento contenta de ser así, la loca enamorada, la cordura entre la locura.
Hoy quiero cerrar los ojos hoy quiero avanzar más y acercarme un poco más a lo que realmente soy, a quién realmente fui.

martes, 20 de abril de 2010

Dragones de Komodo. Los últimos dinosaurios

¿Qué es un dragón de Komodo?

El dragón de Komodo es en la actualidad el reptil más grande del mundo. Estos dragones viven en Indonesia, pesan entre ochenta y ciento cuarenta kilos, con medidas de entre dos y tres metros, el más grande encontrado media 4.5 metros y pesaba 232 kg. A través de diversos estudios se ha demostrado que es un animal venenoso.

El Varano de Komodo o dragón de Komodo
se caracteriza por tener una lengua muy larga, ser esbeltos y tener la cabeza alargada; es un animal carnívoro y capaz de comer grandes presas tales como cabras, cerdos, venados o búfalos. Estos dragones pueden alcanzar una velocidad de veinte kilómetros por hora.
Se aparean entre los meses de mayo y agosto, ponen los huevos sobre la tierra o en los huecos de los árboles, en el mes de septiembre. Las crías suelen vivir en los árboles sus primeros años de vida y tienen un promedio de vida de 30 años.
Esté tipo de animales, como otros reptiles son descendientes de los dinosaurios, podríamos decir que es un dinosaurio viviente y afirmar que es el último dragón…
Lamentablemente en la actualidad estos dragones están en peligro de extinción.